La boda de Candela y Pablo

Esta es la primera boda sobre la que voy a escribir en tiempos de Covid. Candela es una novia muy especial para mi, siempre ha destacado por su elegancia como invitada y con su vestido de novia nos ha sorprendido todavía más. Pablo y Candela se conocieron por amigos en común, le pidió matrimonio la noche de Reyes justo cuando hacían un año, en el jazz de Club Amazónico. Ella estaba tan emocionada y feliz que apenas pudo cenar.
Su fecha inicial de boda era el 4 de septiembre, día en el que se casaron sus padres, pero decidieron cambiarla al 8 de mayo de 2021. Este verano conforme se acercaba el día que habían elegido en un primer momento se dieron cuenta que no era necesario esperar, así que pusieron una nueva fecha, el 31 de octubre. La ceremonia religiosa tuvo lugar en la Iglesia Nuestra Señora de La Encarnación y el convite se celebró en el restaurante El Lago.
LA NOVIA: El vestido de Candela fue el protagonista de la boda. Para este día, ella decidió llevar el traje de su madre. No hay nada más bonito que compartir un vínculo en momentos tan especiales con las personas que quieres. Este tiene exactamente 33 años, a pesar de su toque vintage continua siendo actual. Como os he contado antes, le hacía mucha ilusión casarse el mismo día que sus padres, al tener que cambiar la fecha, tomó la decisión de ir igual que su madre. Ella lo describe así "Simplemente le cambiamos la falda, que antes tenía cancán, y la quise ajustar, pero no hubo que hacerle más modificaciones. Tenía incrustadas unas piedrecitas que cuando ella se casó eran blancas, pero después de tantos años se pusieron gris oscuro. Tiene hombreras y las mangas abullonadas aunque cogidas al final. La tela es una seda salvaje. También usé el velo de mi hermana." Para el maquillaje la novia escogió a la persona qe siempre le maquilla para ocasiones especiales, Marisol. En cuanto al peinado, se decantó por un moño sencillo que le hizo su peluquera de confianza, María.Los pendientes se los prestó su madre, y llevó los anillos que le regaló su suegra en la pedida. Los zapatos se los regaló su novio por su cumpleaños, fue el 13 de abril en pleno confinamiento, y la ocasión era perfecta para estrenarlos. Son de Bimani, de color Burdeos y comodísimos. En cuanto al ramo Candela nos relata "El ramo lo hice la misma semana de la boda con las flores que me regalaron en la pedida. Me pareció muy bonito llevar las flores de todos los que se acordaron de mí, y era una manera de que todos aquellos que no podían estar me acompañasen en la boda. Además, escogí flores que secan a la perfección y son muy otoñales, así lo puedo guardar. Me encanta tenerlo en el salón y acordarme de ese día. Lo completé con una cinca y medalla de Posdatalola que me regalaron mis amigas el 4 de septiembre, la fecha que me hubiese casado inicialmente, con la Milagrosa." Durante las fotos previas la novia llevaba una bata de Misscamisones, firma que pertenece a su madre. Este momento lo recuerda con mucho cariño porque tanto su hermana, como su madre y ella llevaban una diferente. Además, su sobrina recién nacida también estaba con ellas.
EL NOVIO: El chaqué era de Scalpers. La corbata se la regaló Candela por su santo este verano, y fue una sorpresa que la llevara. Llevó el reloj que le regalaron sus padres por la pedida junto con unos gemelos muy elegantes. Los zapatos son de Meermin.
EL CONVITE: Como os he indicado anteriormente el convite se celebró en el restaurante El Lago, que hace 15 años ganó una Estrella Michelín. Dadas las circustancias y que iba a ser una boda íntima, los novios decidieron apostar por disfrutar de un buen restaurante.
BAILE Y MOMENTOS ESPECIALES: En el restaurante entraron con la canción de "Hakuna Matata" del Rey León "Queríamos transmitir que los problemas no deben hacernos sufrir, hay que disfrutar la vida a pesar de las circunstancias, porque aunque nos ha tocado un momento feo, también está lleno de cosas bonitas." Durante el convite los novios decidieron dar los ramos a sus madres con la canción de ABBA "Mamma Mia". Para acabar la celebración Candela bailó con su padre y su marido la canción de Stand by me. Después, debido a las restricciones que hay de forma improvisada, los amigos más allegados y los novios se fueron a una zona donde tocaban música en directo ¡lo pasaron genial! En este nuevo formato de bodas todo se valora mucho más. La novia nos cuenta que recuerda con mucho cariño el Face Time que hizo tanto con su abuela como con sus amigas, fueron las primeras que le vieron vestidas de novia y puedieron seguir la ceremonía por videollamada. Con el testimonio de Candela me gustaría animaros a todas las novias, tanto las que habéis tomado la decisión de casaros como de posponerlo, todo va ir bien. En estos tiempos hay que dejarse llevar y vivir el momento, valorando la suerte que tenemos de estar aquí. Espero que os guste. Posdatalola. Todo el reportaje es de Mónica Ortega Dominguez.

Comments