La boda de Pilar y Guillermo, boda en tiempos de Covid

Me gustaría empezar este post con unas palabras que escribió Pilar, cómo bien dice el camino no fue fácil, pero consiguieron que fuese el día más feliz de su vida. "Te mentiría si te dijese que ha sido fácil organizar la boda en un año como 2020. Ha habido muchos momentos de estrés, de incertidumbre e incluso desesperación, pero a pesar de ello, nosotros decidimos centrarnos en lo importante y llevar con paciencia, resignación ¡y humor! los cambios y contrariedades que pudiera haber. Tuvimos mucha suerte porque pudimos apoyarnos mucho en la familia, los amigos, y sobre todo en la oración. Y al final, ¡todo salió bien!"
Pilar y Guillermo se casaron el 17 de octubre de 2020. Su fecha inicial era el 18 de julio de 2020, pero tal y como estaba la situación decidieron aplazarla unos meses. Se conocieron en una fiesta de verano de 2013, desde entonces se han pasado estos años viajando desde Galicia y Madrid. Como bien indica Pilar fue un noviazgo muy divertido. En su sexto aniversario Guillermo le regaló un viaje sorpresa de un día a Ibiza, allí fue donde le pidió matrimonio. "Los dos somos gallegos y teníamos claro que queríamos casarnos en Ferrol, donde ambos nacimos. Es un lugar súper especial para nosotros al que le tenemos un enorme cariño y al final, sabíamos que casarnos allí iba a ser un acierto porque suponía estar en casa. Además, venían invitados de muchas partes de España y nos hacía ilusión que disfrutasen de una boda 100% gallega"
"Visité algún atelier en Madrid, pero finalmente me dejé aconsejar por mi suegra y una tía de Guille que me recomendaron a una modista “de toda la vida” de Pontevedra que lleva toda la vida cosiendo y es una artista. Recorrí con mi madre y con mi hermana varias tiendas en Madrid en busca de telas hasta que conseguimos encontrar las que encajaban perfectamente con mi vestido ¡fue muy divertido!. Tenía bastante claro que quería que el vestido fuese de líneas sencillas, elegante y femenino y mi hermana captó súper bien mi idea y me hizo el boceto. Se lo llevé a Fina, la modista, junto a las telas, y empezamos, poco a poco, a hacer el vestido. El vestido es de crepe, de manga larga y entallada, escote en pico y espalda abierta, ajustado en la cintura y rematado con botones forrados. Con la gasa tan bonita que habíamos encontrado decidimos hacerle un chaleco al vestido que hiciese a su vez de “cola” del mismo. También con la gasa, hicimos un drapeado muy sutil en el cuerpo del vestido. El velo que elegí era de tul y plumeti" Para este día Pilar llevó los pendientes de su abuela, una joya familiar muy especial. El anillo es de la pedida de la joyería Suarez. Tanto el peinado como el maquillaje fueron obra de las chicas de Marina Allegue "fue un acierto, para mi era muy importante verme natural". Los zapatos que eligió son unos salón en tono nude. El ramo lo encargó en la Floristería de Emma. Además le añadió una cinta en tono aul y medalla del Pilar que le regalaron sus amigas de mi colección Posdatalola. La bata para las fotos previas es de Oysho.
El novio llevó un traje de gala, unos gemelos de su padre y el reloj que le regalaron de la pedida.
La ceremonia se celebró en la Iglesia Castrense de San Francico, toda la decoración floral fue obra de la floristería Ángeles "que llenó la Iglesia de centros naturales y desenfadados en tonos verdes, rosas y blancos, tal y como le pedí. Recuerdo que al al llegar allí y bajarme del coche, me llamó la atención lo bonito que estaba todo. Además me hizo especial ilusión que se encargase Ángeles de la decoración porque fue la misma persona que decoró la Iglesia a mis padres." Los niños de arras, qué iban ideales, llevaban unos trajes de Teresa y Leticia. Los anillos iban en un porta alianzas de Villalegria home line. El coro que eligieron, Cantabile, consiguió emocionar a todos los presentes con sus preciosas piezas. El convite tuvo lugar en el Pazo de Vilaboa, una construcción medieval gallega de piedra rodeada de mucho verde. "De la decoración floral se encargó Magnolia Concept que diseñó unos centros de mesa otoñales muy bonitos. Del resto de la decoración (menaje, mantelería ...) se encargó Iria Casteleiro de Integra, que es un encanto de persona que solo da facilidades. Me enamoré de una tela estampada en tonos verdes para los manteles y consiguió confeccionarlos para nosotros." "En el aperitivo, además de una pulpeira, pusimos un puesto de Estrella Galicia y personalizamos las botellas con nuestros nombres y la fecha de la boda ¡fue un detalle que triunfó!"
Durante el convite Pilar repartió varios ramos "el mío se lo dí a mi abuela con la canción “Qué bonito es querer” de Manuel Carrasco. Repartí tres ramitos a tres amigas mías con la canción de “I´ll be there for you” y por último repartí dos ramos más con la canción “Single ladies” a dos parejas." La novia abrió el baile con su padre con la canción "Qué será, será" después lo continuó con Guille. De la fiesta del evento se encargó R Música.
"Con todo el estrés de los meses previos a la boda, la verdad que cuando llegó el día no nos lo podíamos creer. Cuando nos “encontramos” en la Iglesia los dos nos emocionamos. Después de tantos meses de cambios e incertidumbre… nos parecía increíble pensar que ya había pasado todo y que solo nos quedaba disfrutar del día al 200%... ¡y eso hicimos!" Espero que os haya ayudado a todas las futuras novias. Posdatalola
"De la fotografía se encargaron las chicas de Ohlalalaia y no pudimos elegir mejor. Además de ser unas artistas, es como tener a dos amigas en la boda haciéndote fotos ¡son lo más!. Del vídeo se encargó Ochoveinticuatro."

Comments

Popular Posts